viernes, 23 de marzo de 2007

Boicot


El Partido Popular ha anunciado que "dejará de atender todas las convocatorias de entrevistas, tertulias y programas del Grupo PRISA y demás empresas controladas por Polanco" (La SER, El País, As, Cinco Días, 40 Principales, M 80, Cadena Dial, Radio Olé, Cuatro, Digital +, Localia, Cinemanía, Radio Caracol, Editorial Santillana...).


Pues gracias, no saben el favor que nos hacen, tanto porque van a dejar de lanzar su mensaje a 5 o 6 millones de españoles (indecentes supongo) y, sobre todo, porque dejaremos de oírlos.


Os dejo enlace a la respuesta de los trabajadores de la SER y a la información (que sí, que sí, intolerable) sobre las declaraciones de Polanco.


4 comentarios:

Carlos Mata dijo...

Bienvenido a la blogosfera aragonesa, te saludo también con el puño desde la izquierda diversa, antiliberal, verde y aragonesista.

Raúl Pleguezuelo dijo...

Un pasito más hacia la ultraderecha, ahora le ha tocado a la prensa libre.

Júcaro dijo...

Es una torpeza estratégica del PP. En El País se han publicado recientemente algunos editoriales muy duros contra las políticas de Zapatero. Éstas eran críticas más dolorosas para el PSOE por proceder de un medio “afín” que aquellas que publican los denominados medios “hostiles”. Ahora, ese campo lo reconduce ZP para beneficio propio gracias al PP.

Por otra parte, me pregunto si el propietario de unos medios privados, ¿no puede hacer declaraciones políticas, si no puede definir la línea política del medio? Escucho a Pedro J., propietario y director, hacerlas todos los días; los obispos, dueños de algunas emisoras de radio, igualmente hacen referencia a la actualidad política, ¿entonces?

Observo, en otras bitácoras, que se equipara esta reacción del PP con la de la FSM y Telemadrid, sin percatarse que Telemadrid es un medio público financiado con dinero público.

Saludos

Carmen Sánchez Carazo dijo...

Es muy triste lo que está sucediendo. LAs mentiras vertidas quedan, la confusión y se está produciendo mucha radicalización que no es bueno para la democracia ni para la convivencia. Como ha dicho Zapateró, ¿Cómo estariamos si estuviesan gobernando?