miércoles, 30 de mayo de 2007

De abstenciones: Rebatiendo mitos

Que la abstención ha sido muy alta, que la abstención perjudica a la izquierda y que el electorado de derechas es muy fiel, son frases que se han repetido mucho en los análisis postelectorales. Sin embargo, hay que tomarlas con cautela al menos aquí en Aragón.


¿La abstención ha sido muy alta?

Ya decía el otro día que siento envidia de la participación que se dió en Francia en las últimas elecciones, pero eso no significa que haya sido un fracaso de participación la que se produjo en Aragón. Acudieron a votar 671.685 personas (que cualquier manifestación de la AVT las querría), lo que representa un 67,39% del total de votantes. Es decir de cada 10 personas que podían votar, casi 7 lo hicieron. En Zaragoza capital la participación fue más algo baja (60,11%). Si analizamos sólo los números el mucho o poco es intrascendente al compararlo con nada.

Se está hablando de un incremento notable de la abstención, pero se hace sólo basándonos en los resultados de los últimos comicios (70,35% para Aragón y 66,36% para Zaragoza) y quizá con el recuerdo de las elecciones del 14-M donde la participación fue histórica (78% para los dos casos).

Sin embargo, llendo al histórico de elecciones en Aragón, nos encontramos con que está en la media de participación que se ha dado durante los 7 procesos electorales celebrados desde 1983.

Los años de mayor participación fueron en 1995 (71,57& y 67,08%) y en el ya mencionado 2003.

Y para valorarla en mejor medida hay que tener en cuenta otros factores: En el 95 fueron las primeras elecciones celebradas tras la moción de censura de Pepe Marco y nos encontrábamos en un periodo turbio por los casos de corrupción que salían en la prensa todos los días y a los que Aragón, entre el famoso sillón y Roldán, tampoco era ajeno.
Las de 2003 por su parte, indudablemente estuvieron marcadas por la oposición al trasvase del Ebro y por la Guerra de Irak y otros escándalos peperos como el Prestige.



¿La abstención perjudica a la izquierda?

Respecto a que la abstención perjudica siempre a la izquierda, pues las cifras tampoco parecen confirmarlo.

Mirando los comicios de mayor participación, en lo único en que se parecen es en que hubo vuelco electoral: En 1995 ganaron Luisa Fernanda Rudi en Zaragoza y Santiago Lanzuela en Aragón, siendo la primera vez que el PP era la fuerza más votada. Ya en 2003, se produjo otro cambio Marcelino Iglesias (aunque ya era Presidente tras pactar con el PAR, no era el candidato más votado) y Juan Alberto Belloch recuperan para el PSOE la victoria en número de votos.

De la misma forma, en los años donde la participación ha sido más baja (1991 y 1999), los resultados electorales vuelven a ser diferentes: En el primero, el PSOE es con diferencia el partido más votado, pero en el segundo lo es el PP.

Sin embargo, es cierto que cuando baja la participación son los grandes grupos los que se igualan: La izquierda gana ajustado en el 91, pese al gran resultado del PSOE y en el 99 se le recortan muchos votos a la derecha aunque ésta saque su mejor resultado histórico en Aragón. Esta misma circunstancia se ha dado este año, en que la victoria del PSOE ha sido clara pero la izquierda retrocede en diferencia de votos respecto a la derecha (sin haber sido tanto como en procesos con más abstención).


¿La derecha es siempre fiel?

La fidelidad del electorado de derechas a su partido es algo más fácil de intentar contradecir: Los votos a partidos de derecha caen progresivamente desde el año 95: Pasando de 405.000 de ese año a 335.000 en la siguiente cita, a 298.000 en 2003 y a 288.000 el pasado domingo. Casi 120.000 votantes menos en 12 años (un 30%). Sin embargo, se observa más fidelidad en los resultados que alcanzan las fuerzas progresistas. Moviéndose siempre en el entorno de los 300.000 hasta alcanzar un pico en 2003 (390.000) y reducirlo a 355.000 el pasado domingo (aunque con 23.000 electores potenciales menos y una mayor abstención).



Concluyo

Indudablemente prefiero que haya muchos más votos en cualquier elección. Costó mucho en este país conseguir que se votara como para que no se ejerza el derecho. Sin embargo, ya que las cifras indican lo contrario (al revés que en Andalucía, País Vasco o Cataluña), no podemos ser tan pesimistas respecto a este tema en Aragón ya que no ha sido un año especialmente malo (tampoco para tirar cohetes).

Una situación política turbia y de oposición social al partido que gobierna provoca un incremento de participación y un cambio de tendencia en el voto (no favorece siempre a la izquierda), mientras que una situación política más estable provoca más abstencionistas y refrenda a quien está en el poder (no a la derecha).

Lo único que parece cierto es que cuando hay posibilidad de cambiar (y el votante se siente más decisivo), acude con más ganas a las urnas. Cuando los resultados son más seguros, la gente se queda más en casa.

Se equivocarían PP y CHA en culpar a la abstención de sus derrotas electorales. El PP llegó al poder en el 95 en un momento complicadísimo para el PSOE. Su política mientras gobernaba y su apoyo al trasvase del Ebro le han hecho perder la oportunidad que el propio PSOE le dió ese año. CHA creo que ha vuelto a sus niveles normales de votos, ya que el espectacular resultado que alcanzó en 2003 seguramente tuvo que ver más con la oposición que hacía tanto al trasvase como al PSOE (recogiendo votos de los que nunca votan socialista pero que en ese momento no querían votar PP y de votantes jóvenes) que con su techo electoral real.

Pinchar aquí si os queréis bajar la hoja de cálculo que he elaborado para analizar todo este rollo.

6 comentarios:

Andrea Reyes Peña dijo...

Esta más que bien analizado el nuevo mapa político y el reparto del "pastel". Yo que ni puedo votar ni estoy lo suficientemente informada como para hacerlo concienzudamente he aprendido bastante de como se puede votar y que tu voto derive en otra cosa...aquí influyen mucho las alianzas y los pactos, por lo que he visto..

davicius dijo...

Completamente de acuerdo en que la abstención no se sabe a quien va a perjudicar en cada ocasión. Forma parte de una más de esas leyendas urbanas que hay en torno alas elecciones. Hace unos días se publicó un artículo en "El País" (no encuentro la referencia) en que el autor analizaba los resultados históricos de las elecciones y se veía perfectamente cómo el PP y el PSOE han ganado tanto con alta como con baja abstención..... Al final, depende exclusivamente del momento político

Becario en Moncloa dijo...

Estoy muy de acuerdo con tu análisis; la principal causa del incremento de la participación es sin duda alguna la expectativa de un cambio, o un momento de gran competitividad.
Sólo hay una cuestión que no acabo de ver clara, y es la que hace referencia al tema de la fidelidad del votante de derecha. Es cierto que los datos en Aragón parecen corroborar la idea de que ambos tipos de votante, conservador y progresista, se ven igualmente influidos por la abstención; y que el hecho de que uno u otro vaya más a votar se debe a factores más coyunturales. Pero, como mínimo a nivel estatal, en las tres últimas elecciones, los datos parecen demostrar que, mientras que los votantes absolutos de PP son más o menos los mismos (en torno a los 10 millones), la misma cifra, pero para el PSOE, varía muchísimo según la fecha (9,5 millones en 1996, 8 millones en 2000, 11 millones en 2004). Y esta variación, a simple vista, es semejante a la evolución de los niveles de abstención.
En cualquier caso, con estos tres datos tampoco tenemos suficiente para llegar a conclusiones claras, porque, como tú bien dices en el post, puede que se deba a factores más coyunturales, como el candidato, algún tema en concreto, o el hecho de que el gobierno del PP tuviera una imagen más o menos buena a nivel general.
En cualquier caso, independientemente de si esta relación abstención-voto de izquierda es certera o no, la situación del momento (hablo a nivel estatal) nos demuestra que, mientras que el votante del PP está bastante movilizado (tanto a nivel de "salir a la calle", con las infinitas manifestaciones contra ZP; como a la hora de ir a votar), el del PSOE parece que no acaba de despertar. Prueba de ello es el barómetro del CIS que salió ayer, que daba al PSOE un porcentaje de voto mucho mayor del que consiguió el domingo a nivel general (salvando las distancias, por eso de ser elecciones diferentes, claro).
En conclusión, que estoy de acuerdo en que lo más importante es el hecho de que haya mayor o menor competitividad, pero también pienso que existen indicios, por lo menos a nivel estatal, de que la mayor abstención puede ser un síntoma de una menor movilización de los votantes de izquierda.
Por cierto, ¡muy interesante tu blog! Yo también te enlazo. Y enhorabuena por los resultados de las elecciones en Aragón y Zaragoza ;)

Pablo

Raulo dijo...

Fabuloso tu análisis. Me quito el sombrero. Has roto muchos mitos.

Guillermo dijo...

Andrea, David, Pablo y Raúl: Gracias por vuestros comentarios. Me he entretenido mucho haciendo este pequeño análisis.

Pablo, interesante tu apunte. Si me dáis unos días más de tiempo intentaré sacar ese comportamiento en las generales. Sin embargo, y a vote pronto, en el 2004 el PP pierde cerca de un 10% de votos y sobre 700000 votos en unas elecciones en las que votó todo el mundo en España. Lo de decir que la abstención perjudica a la izquierda puede venir de las elecciones de la mayoría absoluta de Aznar, donde indudablemente el potencial electorado progresista no votó

Gabriel dijo...

Buen análisis Guillermo, me has aclarado muchas cosas, yo mismo me he visto pronunciando muchas veces estos mitos que tu revocas. Lo cierto es que soy Andaluz y... aquí la verdad es que me avergüenzo del desinterés general de la gente por la política. He oído decir muchas veces a gente de izquierda, a gente humilde, que no ha votado en las elecciones pasadas y eso me hierve las venas...
Por otro lado, la gente de derechas se ve tan fanática, tan volcada en la política, tan a lo Rajoy, todo el día dando por saco y metiendo las narices para criticar aun irracionalmente cualquier movimiento que hagan partidos de izquierdas, que da la impresión de que el electorado de derechas es muy fiel.
Por otro lado, pertenezco a un grupo de estudiantes que está reivindicando más Ciudadanía en esta Democracia, es hora de que el poder se acerque más al pueblo y que, tal y como propuso para las elecciones municipales a Málaga la candidata socialista Marisa Bustinduy, se usen las nuevas tecnologías para que los ciudadanos participen más en la política de ayuntamiento.
Me gustaría que agregaras nuestra web en la lista de blogs socialistas: www.nuevademocraciaesposible.piczo.com
Te estaríamos muy agradecidos.
visitaremos tu blog a menudo, un saludo.

Gabriel