martes, 1 de mayo de 2007

Una propuesta a estudiar: El Salario Mínimo Europeo

Aprovechando el Día de los Trabajadores quiero analizar uno de los 100 puntos del programa de Segolène Royal, el del Salario Mínimo Europeo.

No en todos los países europeos existe un salario mínimo (en 18 de los 25). Además, las diferencias de éste entre los distintos países de la UE son más que notables, encontrándonos desde los 129 € de Letonia a los 1503 € de Luxemburgo. En España se sitúa en los 570 € mensuales, el 8º país en cantidades totales y el 9º en el relativo, siendo por ejemplo, la mitad que en Francia.

En el programa socialista en la campaña de las elecciones europeas, Josep Borrell incluía el concepto de salario mínimo europeo y lo han defendido también aquellos partidos y colectivos que defendían el no a la Constitución Europea como Attac. Borrell defendía el salario mínimo europeo para evitar la competencia entre países y la deslocalización de empresas, mientras que Segolene añadía a estos argumentos la necesidad de tirar hacia arriba los salarios de los trabajadores.

Mientras, el ya ex-candidato al Elíseo y llave para dar la Presidencia francesa Bayrou, criticó la propuesta por no fijar la cuantía del mismo, argumentando que si el salario se fijase a los niveles de Francia, la Europa del este no podría crear empleo, y si se fijara al nivel de esos países, aumentarían las diferencias internas dentro de los países económicamente más fuertes.
Otros liberales argumentan en contra del salario mínimo europeo que al provocar menos competencia, los precios serían más altos y se perdería libertad de elección. Además relacionan la existencia de un salario mínimo con el aumento del paro (???).

No me parecen del todo bien los argumentos de la izquierda europea, ya que en la base de un salario mínimo común para toda Europa debería estar el principio de a igual trabajo, igual remuneración y no argumentarlo mediante criterios de defensa del trabajo nacional (ya sea en Francia, ya sea en España, pero siempre contraponiéndolo con el empleo en otros países).
Así mismo, coincido con Bayrou en la inconcrección de la cuantía y las dificultades de fijar la misma. Una propuesta intermedia, por zonas económicas amplias, transnacionales, que supusiese un 60 o 70% de la cuantía del salario medio de esa zona y con compromisos de ir elevando progresivamente los salarios en las otras zonas hasta llegar a equipararlo con el más alto (en 10-15 años), podría ser una solución a los problemas que plantea el centrista francés.

Lo que no comparto en absoluto son los argumentos liberales, pues la política salarial debería quedar fuera de los criterios de competencia (produciéndose la misma mediante mejoras en la calidad de los productos, en los servicios postventa, en la responsabilidad social corporativa, en la reducción de costes no salariales...) y no entiendo para nada que se hable de pérdida de empleo o de economía sumergida.

Otro día hablaré de la Renta Básica Ciudadana, una propuesta muy interesante y que tendría que ver con la del salario mínimo europeo en la construcción de una Europa social y que ya defendió Zapatero cuando accedió a la Secretaría General del PSOE.

3 comentarios:

Daniel dijo...

Pues no puede ser más sencillo. Piensa en poner, en España, un salario mínimo de 12.000 euros al mes. ¿Cuánta gente perdería su empleo? Prácticamente todos. Ponlo a 600, ¿cuánta gente pierde su empleo? Algunos, aunque claro, bastantes menos. El principio por el que el salario mínimo crea paro no es muy difícil de entender, no hace falta haber hecho una carrera de económicas; tan es así que posiblemente sea el que más acuerdo encuentre entre economistas. Resumiéndolo mucho: o se pone un salario mínimo muy bajo que no sirva para nada, o los trabajadores menos productivos se quedan en el paro o pasan a la economía sumergida.

Otra cosa es que puede suceder un efecto distinto, y que en España es muy común: que el aumento del salario mínimo produzca un efecto de disminución real de salario y aumento de la recaudación fiscal. Algunas empresas paguen el salario mínimo oficialmente y otra parte en negro. Al aumentar el salario mínimo, aumentará tanto lo que el Estado recibe de IRPF como de Seguridad Social, pero el trabajador percibirá menos, porque de la parte en negro que antes percibía íntegra y que se va a pagarle el sueldo "oficial", una parte se irá al Estado.

En cuanto al salario mínimo europeo, tendría una serie de efectos bien distintos en cada país dependiendo de la cuantía. De todos modos, dudo que los países del Este estén dispuestos.

Guillermo dijo...

Hombre, es bastante demagógico el argumento, ya que nadie va a plantear un salario mínimo tan alto. Por el hecho de que exista un s.m., no hay más o menos paro en ningún país (ni porque suba 30 o 100 euros al mes). Si el salario medio en España es de unos 1500 €, lo lógico es que estuvieran por 950-1000 € los más bajos. Al estar por los 600 (¿una cantidad suficiente por 40 horas semanales?), las diferencias entre los que más cobran y los que menos son cada vez más grandes. Y como el mercado NO las soluciona, tiene que haber leyes que tiendan a corregirlas.

Lo que no puede ser es que una empresa esclavice por lo que quiera a un trabajador, porque en virtud de la ley del mercado siempre habrá gente que necesite ser explotada. Y el salario mínimo debe servir para que no ocurra.

Si además sirve para acabar con la economía sumergida, como creo entenderte, ¿dónde está la pega? Porque cobrar en negro es ilegal. Lo que lo veo como una ventaja añadida.

¿Quiénes de los países del Este no querrán: Los gobiernos, los empresarios, o aquellos a los que se les garantice que les van a subir el salario (esto es, los ciudadanos)? Lo que no entiendo es que una empresa pueda plantearse siquiera pagar una cantidad distinta por el mismo trabajo dependiendo del territorio donde viva el trabajador (esa es la mano "negra" invisible del mercado, no?).

Andrea Reyes Peña dijo...

Yo de economía poco y nada,lo mío es el Derecho, pero me quedo girando en la cabeza el tema. Fui 8 años adiminstrativa y me encargaba de liquidar sueldos , aportes a la seguridad social, etc. En esos 8 años el Salario Mínimo era de risa, 1300 pesos uruguayos (unos 38 euros), y lo subían de a 10 pesos cada 4 meses (un alquiler costaba unos 3.500 pesos).
Con la llegada del primer gobierno de izquierda de la historia, se planteo una escala progresiva que derivaría en un plazo de un año en un salario mínimo de 2500 pesos uruguayos (74 euros +-).
Las empresas como el salario mínimo era tan bajo, pagaban mas de la mitad en negro. Con esta suba tuvieron que aportar un poco por encima del nuevo mínimo, y se que la mayoría de las empresa, o todas diria yo, no recortaron el sueldo real de los empleados, sino que pagaron ellos el nuevo aporte sin modificar lo que el trabajador recibía en la mano.
En cuanto a las empresas que pagarían sueldos diferentes según el territorio, en Uruguay existen muchas de las empresas que hay aquí (para que esta la globalización si no) que pagan sueldos realmente bajos (Mac donalds, Banco Santander, Burguer King, Zara..etc etc..) y estoy hablando de personas que realizan el mismo trabajo que aquí, y de una hamburguesa cuyo valor está dolarizado , o sea que cuesta lo mismo ahi que aqui, o de la misma ropa importada de Thailandia al mismo precio..sin embargo los sueldos con suerte llegan a 100 euros.
Normalmente las empresas mas pequeñas son las que intentan pagar mejores sueldos a los empleados, las más grandes buscan solo rentabilidad en sus números. Y que mejor que instalarse en países pequeños, de bajos sueldos y con la flexibilidad laboral al màximo para poder recibir de puertas abiertas a cualquier inversor extranjero, por muy "negrero" que sea (como decimos en Uruguay).
La maldita globalización..